El capitán | 2012

Luis Avilez nació y se crió en San Cristóbal en las Islas Galápagos en la costa de Ecuador. Originalmente, era un pescador, igual que muchos otros miembros de su familia. Aunque Avilez disfrutaba esta profesión, llegó un momento en que no podía hacer caso omiso al dinero que se podría ganar trabajando en la creciente industria turística del turismo. Avilez tenía cuatro hijos a su cargo, así que empezó a llevar a los turistas en su viejo barco de pesca.

Obtener el permiso necesario para llevar turistas en visitas guiadas es un proceso difícil y que requiere mucho tiempo. Avilez no ha tenido los recursos para completar este proceso, por lo que todavía se clasifica como pescador. Por tal razoón, sus visitas turisticas son algo ilegal. Pero Avilez no es el único. Muchos de sus amigos también hacen lo mismo, dijo Avilez.

Sus jornadas laborales son largas y Avilez pasa mucho tiempo lejos de su familia. Esto lo hace atesorar su tiempo libre aún más. Pasa los fines de semana con su familia: sus tres hijas, su hijo de tres años, y su esposa.

Aunque Avilez ha pasado toda su vida en la isla, no expresa ningún deseo de salir. Cuando él sale de la isla, es, por lo general, sólo para ir al continente por un par de semanas, y luego regresa.

San Cristóbal es su hogar. A pesar de que constantemente debe adaptarse a los constantes cambios de la isla para poder proveerle a su familia la vida más cómoda posible, es donde siempre ha estado y donde piensa quedarse.

"Si es en una empresa en la tierra no te dan acceso a mucho trabajo entonces casi todo el mundo se tira a lo que es el mar."
-Luis “Rosquita” Avilez
RELATED CONTENT