Abandonados | 2013

Poco después del nacimiento de su hijo David, Katherine Barrera comenzó a notar que a su bebé le crecía más un lado de la cabeza que el otro.

“Si yo no lo sacaba a mi hijo,” dijo Barrera. “Podría mi hijo convulsionar y morir.”

En Isabela, la isla más grande del archipiélago, el Subcentro de Salud 3, localizado en el centro del pueblo, a sólo pasos de la orilla del mar, ofrece servicios de salud a los residentes de la isla.

Hoy día, el subcentro que primero abrió sus puertas como un puesto de salud durante la década del 1960, cuenta con 9 doctores, 4 de los cuales son doctores rurales, y un pequeño número de enfermeros y asistentes. De acuerdo a los estimados de Mayra Pérez, una enfermera del subcentro, estos atienden entre 30 a 50 pacientes al día.

El subcentro no cuenta con el equipo ni los médicos especialistas necesarios para tratar enfermedades que vayan mas allá de lo básico, tal como una toz o fiebre leve. Por tal razón, los residentes de Isabela se ven obligados a viajar a los hospitales en Santa Cruz, San Cristóbal o el continente ecuatoriano para atender condiciones de salud más complicadas—incluyendo partos.

El Dr. Miguel Guevara, un nativo de Guayaquil encargado del programa para envejecientes y pacientes con discapacidades del Ministerio de Salud en la isla, dijo que cada mes, alrededor de 5 pacientes tienen que ser referidos a otros proveedores de salud fuera de la isla.

De acuerdo a Galápagos ICE, una organización sin fines de lucro localizada en el archipiélago, viajar al continente para recibir servicios de salud cuesta un promedio de $1131 dólares Americanos al año, una cantidad significativa, ya que la mitad de los residentes de las islas ganan menos de $400 dólares Americanos al mes. Para los que, al igual que Barrera, tienen que viajar al continente cada 2 o 3 meses, estos costos se acumulan rápidamente.

“Históricamente, la gente de Isabela ha sido abandonada por el sistema de salud,” dijo Guevara.

El doctor de 32 años de edad fue asignado al Subcentro de Salud de Isabela hace 6 meses como parte del programa de doctores rurales del gobierno ecuatoriano. El programa requiere que todos los estudiantes de medicina ecuatorianos trabajen en un centro de salud rural luego de completar sus estudios. Cada año, el subcentro de Isabela recibe un número de doctores rurales, estos a menudo se ven obligados a atender pacientes con pocos recursos disponibles.

“Llega un punto en donde te frustras un poco porque ves a un paciente y necesitas tal o cual examen y no lo tienes a la mano,” dijo Guevara.

"Si yo no lo sacaba a mi hijo… podría mi hijo convulsionar y morir."
-Katherine Barrera
RELATED CONTENT